¿Por qué abrazar la soltería?

La mayoría pensamos que es indispensable necesitar a alguien más. Alguien que nos quiera, nos cuide y nos ame por sobre todas las cosas. Y por más que digamos que no queremos enamorarnos ni tener algún tipo de compromiso, desde el fondo si lo deseamos. Puede ser que nunca haya tenido ninguna relación seria. No sé lo que es estar con alguien. No sé lo que es entregar cariño, ni menos recibirlo. Cuando hablan de confianza, solo pienso en mis amigos y la lealtad que me han entregado y lo que he hecho por ellos. Quizás se me viene a la mente la infidelidad, con la clásica escena del novio que le pone es infiel a su pareja con la secretaria o con la compañera de trabajo. Si tuviese que elegir cuál rol hacer, sería la “otra”.

¿Por qué hay que esperar al amor perfecto? ¿quién dice a quién puedo o no puedo querer? El amor es así. Nos quita, nos derrumba, nos ataca. Puede transformar a la chica más tímida, insegura y romántica, en una mujer fría, confiada y salvaje que lo pasa bien y vive su vida al máximo. La típica despechada con el corazón roto, según algunas personas.

Y quizás sí la pasó mal y decidió conocer hombres, salir y tomar. Pero eso no la convierte automáticamente en una puta que no se valora. Esa mujer sí se valora y sale todos los fines de semana, porque puede. Esa mujer sí sabe tomar y diferenciar un buen vino con uno de caja. Sí, es independiente y sí te va a sacar a bailar sin importar lo que alguien le diga o lo que los demás piensen. A esa mujer no le rompieron el corazón. La decepcionaron, igual que a todo el mundo. No sufrió por elección y no hace cosas para llamar la atención.

Pero sí eligió cambiar, sí eligió disfrutarse a sí misma. Hace cosas para llamar su propia atención, para desafiarse y decir: “No puedo creer que fui capaz de hacer tal cosa”, ser tan genial que se siente orgullosa.

Somos solteras porque la vida necesita que existan. Quizás más de alguna muere por encontrar a ese alguien que le entregue todo el amor y afecto del mundo. Sí o sí hay una que otra que sigue enamorada de aquél que le arruinó la vida. Otra que simplemente no le interesa nadie por ahora y está bien. Pero recordemos algo. No somos el problema, no hay nada malo con nosotras. No hay nada malo en ser soltera.

Querámonos ahora y siempre. Solas, acompañadas o complicadas.

FUENTE:

http://www.upsocl.com/colaboracion/por-que-abrazar-la-solteria/