Buscador de Noticias Mundial. La mas completa informacion para todos los usuarios en todos los idiomas.



7 veces en que las preguntas sexuales de rutina se volvieron demasiado extrañas, pero muy graciosas

No para todos es sencillo hablar de sexo, hay algunas personas para las cuales es un tema muy vergonzoso de tocar, mientras que otros lo comentan como si hablaran del desayuno. La verdad es que deberíamos conversar sobre al respecto con más normalidad… después de todo, todos lo hacemos. 

Y si no hablas sobre el tema, es posible que no sepas que lo que haces podría llegar a ser dañino para ti o que eso que haces con tu novio es mucho más común de lo que crees. 

Por eso, aunque seas tímido y creas que con ver un par de buenas películas sobre el tema ya lo sabes todo, nunca está de más hablarlo. Y sobre todo, siempre debes conversarlo con tu doctor y ser completamente honesto con tu vida sexual, aunque pueda volverse una situación muy muy extraña.

1. Papá, quiero ser cool

“Cuando tenía 11 o 12 años, me rompí el pie y necesité una cirugía menor. Mi linda enfermera veinteañera estaba haciéndome las preguntas de rutina con mi papá.

Cuando llegó a la parte personal, preguntó si quería que mi papá saliera de la habitación y dije que no, porque daba lo mismo.

Cuando preguntó si era sexualmente activo, miré a mi mama y le dije susurrando ‘quiero que ella piense que soy genial'”.


2. Socialmente inactivo

“La mejor respuesta que he escuchado a esta pregunta fue de un chico muy callado en mi clase de inglés cuando novato.

De alguna forma nuestra discusión llegó a este tema, y el contó una historia de cuando su doctor le preguntó si era sexualmente activo.

Su perfecta respuesta fue: ‘Hermano, ni siquiera soy socialmente activo'”.


3. Dulce viaje

“Uno de mis compañeros de clase le preguntó a una anciana de 75 años con demencia su ocupación para un examen médico.

Su respuesta fue: ‘Doy mamadas en mi garage para permitirme el viaje'”.


4. “No es que eso cambie algo”… ¿Qué?

“Soy un doctor de la marina y tuve un paciente muy gruñón hace un tiempo. Su esposa había muerto, pero yo no sabía.

Cuando le pregunté si era sexualmente activo él dijo: ‘Bueno, no por dos razones: Estoy casado y ella está muerta. No es que eso cambie algo.

Me sentí terrible y él empezó a reírse, en verdad me pilló con la guardia baja. Viejo cruel”.


5. Control de natalidad

“Soy paramédico. Una vez le pregunté a una veinteañera con dolor abdominal:

Yo: ¿Eres sexualmente activa?

Ella: Sí

Yo: ¿Alguna opción de estar embarazada?

Ella: Absolutamente no, nunca podría estar embarazada.

Yo: Ningún anticonceptivo es 100% efectivo.

Ella: El mío lo es.

Yo: ¿Qué clase de anticonceptivo es ese?

Ella: um… lesbianismo”.


6. “No de ese tipo”

“Escuela de medicina en Filadelfia. Estaba en el área de cirugía revisando los símtomas. Como buen estudiante de medicina quería cubrir cada síntoma posible, estaba viendo a un hombre afroamericano de 72 años.

Yo: ¿Alguna descarga de su pene, señor?

Él: ¡No en 12 años! -exclamó con una sonrisa.

Me tomó medio segundo darme cuenta, comencé a reír y dije: ‘No de ese tipo señor, pero usted es graciosísimo'”.


7. ¿Será bueno o malo?

“Así fue mi último examen físico.

Enfermera: ¿Eres sexualmente activo?

Yo: No.

Enfermera: ¡¿En serio?!

Ella tenía una mirada sorprendida en su cara, y no estoy seguro si debería sentirme bien o mal sobre mi mismo.

 

FUENTE:

http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/7-veces-en-que-las-preguntas-de-rutina-se-volvieron-demasiado-extranas-pero-muy-graciosas/