Buscador de Noticias Mundial. La mas completa informacion para todos los usuarios en todos los idiomas.



No podían resolver asesinato de su esposo. Cuando el loro habla, repite las palabras que la condenan

Podemos estar seguros de que alguien cometió algún brutal crimen, pero aunque nuestro instinto nos guíe hacia un culpable, hay una sola forma de conseguir que cumplan con una condena: conseguir evidencias suficientes. Sin ellas, se presume la inocencia del individuo y todo puede quedar en nada. Las pruebas pueden serlo todo, a pesar de que algunas veces nos parezcan de los más inverosímiles.

Y hablando de inverosímil, una evidencia-testigo se volvió crucial para poder culpar a Glenna Duram, una mujer de Michigan, Estados Unidos, de haber asesinado a su esposo tras dispararle cinco veces con un arma de fuego.

Martin Duram, la víctima, fue asesinado en mayo de 2015. Su esposa también tenía una herida en la cabeza, lo que los fiscales consideraron como un intento de suicidio.

Wood TV
Wood TV

Sin embargo, desde tal tragedia, el loro de Martin continuó repitiendo hasta el día de hoy “don’t fucking shoot” (en un buen español “maldición, no dispares”).

La ex-exposa de Martin, que se quedó con Bud, el loro, dio aviso de que éste lo continuaba repitiendo, incluso imitando la voz del fallecido. De todas formas, el loro fue rechazado como recurso de evidencia para la corte. Lo bueno es que esto despertó la sospechas y llevó a los detectives a encontrar tres notas suicidas de parte de Glenna.

Wood TV
Wood TV

En conjunto con otras evidencias, esto llevó a que Glenna fuera condenada a prisión de por vida. Además, ambos se habrían involucrado en apuestas, perdiendo decenas de miles de dólares y arriesgando toda la estabilidad familia. Ahora su equipo legal intentará apelar.

FUENTE:

http://www.upsocl.com/sociedad/no-podian-resolver-asesinato-de-su-esposo-cuando-el-loro-habla-repite-las-palabras-que-la-condenan/