Buscador de Noticias Mundial. La mas completa informacion para todos los usuarios en todos los idiomas.



Países y ventajas comparativas en escenarios futuros

IMAGE: Julien Tromeur - 123RFUna preocupación creciente de la administración Trump en los Estados Unidos es la creciente avidez de las compañías chinas por invertir en proyectos y empresas norteamericanas relacionadas con el ámbito del machine learning, hasta el punto de estar planteándose un nivel de escrutinio mucho mayor de esta actividad o incluso la imposición de restricciones a la misma.

Recientemente comenté el caso de BigML, empresa radicada en los Estados Unidos en la que desarrollo una labor de asesoría, que había recibido una inversión estratégica de SAIC, el gigante chino de la automoción, y no es en absoluto un hecho aislado. Ahora, algunos congresistas han expresado su preocupación por la presencia de inversores chinos en compañías norteamericanas que trabajan en una tecnología que muchos consideran estratégica, y que incluso podría llegar a plantear algunos de sus avances en relación con el ámbito militar.

En realidad, como bien comenta Andrew Ng, con experiencia en desarrollo de este tipo de tecnologías tanto en los Estados Unidos como en China, sería mucho más importante que pusiesen el foco en desarrollar su ventaja como productores de tecnología más que tratando de restringir el acceso de otros a la misma, fundamentalmente porque hablamos de tecnologías basadas en su práctica totalidad en código abierto, y porque, sobre todo, China, hagan lo que hagan los Estados Unidos, ya se ha convertido en la primera potencia mundial en temas relacionados con determinados aspectos del machine learning tales como el deep learning.

La definición clásica de ventaja comparativa, aplicada a uno de los aspectos que se definen como más profundamente estratégicos en el futuro, el machine learning. Partiendo de la fuerte base que supone ser la primera potencia mundial en ensamblaje y fabricación, China ha sabido incorporarse a tecnologías como la robotización como forma de evitar perder el tren de la sustitución de trabajos rutinarios, repetitivos y alienantes: muchas de las compañías que se dedican a ensamblar los productos que utilizamos en nuestro día a día han pasado ya por importantes reducciones de plantilla y sustitución por robots que las han hecho mucho más productivas, más libres de errores y más competitivas en general. En el año 2017, el país o solo es ya el mayor mercado del mundo para robots de uso industrial, sino que además, ya fabrica la mayoría de los que necesita, en una auténtica revolución robótica que se ha convertido en una especie de obsesión nacional. La reforma del sistema educativo, además, pretende dotar a los ciudadanos chinos de las habilidades necesarias para desarrollarse profesionalmente en una industria cada vez más robotizada, lo que se traduce en una creciente capacidad para la atracción de talento en este ámbito a nivel mundial.

Para los expertos en machine learning, China se convierte en una especie de tierra prometida, en la que se escriben más papers académicos, se comparte más información, se invierte de manera más agresiva y se registran más patentes. Esto termina redundando en una mayor capacidad de atracción de talento, y en la posibilidad de pasar a liderar muchas más cosas. El creciente papel de la hasta ahora segunda economía mundial en el ámbito tecnológico podría convertirse, dado el frenazo impuesto por la administración Trump en todo lo que tiene que ver con desarrollo de tecnologías de futuro, en un nuevo mapa del poder y la influencia a nivel mundial… con todo lo que ello conlleva.

 

FUENTE:

http://feedproxy.google.com/~r/ElBlogDeEnriqueDans/~3/L02jcYZkTs0/paises-y-ventajas-comparativas-en-escenarios-futuros.html