El estudiante gamberro que dejó su grafiti en la fachada de la Universidad de Salamanca en 1853

Se llamaba Nicomedes de Mendívil y era alumno del tercer curso de la Escuela de Arquitectura de Madrid en 1853. De visita a Salamanca, en mayo de ese año, con unos compañeros y su profesor Francisco Jareño —autor del palacio de las Cortes— pudieron contemplar a un palmo de nariz, gracias a un andamio montado para la ocasión, la exuberante decoración de la Fachada Rica de las Escuelas Mayores de la Universidad salmantina, sí, la de la popularísima rana que busca hoy todo turista. Nicomedes, como han hecho los viajeros desde que el ser humano salió de la cueva, quiso dejar huella de su presencia en un lugar tan especial, y lo hizo con dos grafitis sobre la piedra: en un sillar grabó ESPEDICION de 1853, y, más gamberro, porque lo hizo sobre el escudo de un querubín, escribió de nuevo la palabra ESPEDICION y otros signos no identificados. Ambas inscripciones eran conocidas por los expertos, pero no su autor.

Seguir leyendo.

FUENTE:

http://elpais.com/cultura/2016/12/10/actualidad/1481402187_789549.html#?ref=rss&format=simple&link=link