Los obispos condenan sin matices la maternidad subrogada

El portavoz de los obispos españoles, el sacerdote José María Gil Tamayo, bromeó este viernes cuando se le preguntó sobre el descubrimiento de nuevos y lejanos planetas donde podrían hallarse otras vidas, en contra de lo que sostiene la tradición cristiana. “La Biblia no es un libro de ciencia”, dijo. Fue menos contemplativo al juzgar desde la doctrina y la moral católicas el debate de la maternidad subrogada. “Un hijo no es un derecho, ni es un deseo. Es un don. Los niños y las mujeres no tienen precio. La maternidad subrogada constituye una explotación de la mujer, y del niño, que se convierte en un objeto de consumo, con una clara mercantilización en todos los casos, sea mediante dinero o por donación”, proclamó sin dejar ninguna salida al dilema ético y legal suscitado en la sociedad.

Seguir leyendo.

FUENTE:

http://elpais.com/politica/2017/02/24/actualidad/1487927653_244711.html#?ref=rss&format=simple&link=link