Buscador de Noticias Mundial. La mas completa informacion para todos los usuarios en todos los idiomas.



Barcelona nunca caerá

De nuevo el mismo escenario: hoy Barcelona es la ciudad mártir, después de París, Bruselas, Berlín, y otras tantas urbes europeas, más ciudadanos indefensos asesinados, más tragedias humanas. Hay dolores que no se curan, y los familiares de las víctimas mejor que nadie lo saben. Lo insoportable es aceptar la evidencia: los civiles que creen vivir en paz pueden ser atacados en cualquier lugar por soldados de la muerte fanatizados, guiados por una ideología religiosa enferma. Los terroristas quieren vengarse así de los bombardeos impunes de poblaciones civiles, de las destrucciones de Estados y naciones, de las torturas sistemáticas en las cárceles de los regímenes apoyados por Occidente. Con una concepción aberrante de la fe como camino de salvación, y la violencia alevosa como medio de actuación, pretenden hacer justicia de la muerte y la desolación que prevalece en Oriente Medio. Lo cierto es que poseen una fuerza de la que los Estados carecen: utilizar el mundo entero como campo de guerra. Autoproclamándose Califato, lo que es ya una perversión del discurso terrorista originario (el de Al Qaeda) que rechaza la conquista de tierras y más aún la posibilidad de un nuevo Califa, el Estado “islámico” ( ISIS, en sus siglas en ingles) cambió el rumbo del fanatismo religioso. Apostaba por una caída rápida del régimen de Bachar el Asad y quería reemplazarlo. No ha sido así, Rusia salvó al dictador sirio. Hoy, el ISIS está perdiendo la guerra; sus días están contados. Ello desata, por su parte, una campaña más sangrienta, más desesperada, para dar muestra de su fuerza.

Seguir leyendo.

FUENTE:

https://elpais.com/elpais/2017/08/19/opinion/1503155594_401005.html#?ref=rss&format=simple&link=link