También en San Juan (TSJDF) hace aire, no sólo en la SCJN

¡Hay corruptos, como abundan! parece que los plantean

Por: JOSÉ SÁNCHEZ LÓPEZ

EN la pasada entrega nos referimos a varios casos de corrupción entre algunos miembros de la cúpula de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero resulta que no son privativos del Poder Judicial de la Federación, sino también del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, donde hay especímenes de pésima catadura que empañan y tuercen los caminos de la ley.

En el caso que nos ocupa, nos referimos a CARLOS VARGAS MARTÍNEZ, actual oficial mayor del TSJDF, con miras a una magistratura.

Su poder debe ser grande, desde el momento que detrás de su propuesta, están el jefe de gobierno de la Ciudad de México, MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOZA y ÉDGAR ELÍAS AZAR, titular del TSJDF.

Respecto a éste último, se dice que ya “negoció” una embajada con el presidente de la República, ENRIQUE PEÑA NIETO, para poder refugiarse cuando concluya su tercer mandato, mientras que CARLOS, desde la magistratura, se encargaría de cubrirle las espaldas.

El día de ayer, luego de la lista elaborada por MANCERA ESPINOZA, en la que lo propone como magistrado, VARGAS compareció ante la Asamblea Legislativa de la CDMX y fue recibido casi con aplausos por los legisladores.

Ello sugiere la ignorancia, torpeza o connivencia de los diputados capitalinos, que no rechazaron la propuesta de MIGUEL ÁNGEL.

Y es que resulta que CARLOS VARGAS desempeña ilegalmente y en abierta violación a la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, vigente en el Distrito Federal, el cargo de oficial mayor.

A CARLOS se le acusó y se comprobó su responsabilidad en un peculado por 400 mil pesos, aproximadamente, en la adquisición de papelería para uso de cómputo.

Esto es comprar y luego llevarse lo comprado para volver a revenderlo.

La ilícita desaparición de activos que, se dice, sigue practicando con singular alegría en el TSJDF.

Por ello, la Contraloría del Poder Judicial Federal, en el año 2000, lo inhabilitó 10 años para ocupar cualquier cargo público. La medida se cumpliría en el 2010, pero antes, en el 2008, por obra y gracia de su amigo, protector y jefe, ÉDGAR ELÍAS, resurgió como oficial mayor.

Este hecho, que debería ser conocido bien a bien por los asambleístas, impide de facto que CARLOS VARGAS siga siendo oficial mayor y que no pueda ser ungido como magistrado.

Resulta obvio que CARLOS actuó con dolo cuando su amigo lo hizo oficial mayor, y sigue actuando premeditadamente ahora que quiere ser magistrado, sin informar a la Asamblea de su inhabilitación.

Es insalvable que para que CARLOS puede ser magistrado, tiene que presentar su constancia de no-inhabilitación de la Secretaría de la Función Pública.

¿Cómo le va a hacer?

Pero bueno, si su mismo jefe y amigo, ÉDGAR también llegó con “manchitas” a la Presidencia del TSJDF (se dice que cuando fue secretario de Finanzas del gobierno de Guerrero, permitió la elaboración de facturas apócrifas para defraudar a un empresario maderero) ¿cuál es el problema porque su amigo CARLOS haya perdido en su trabajo unas cuantas hojitas y computadorcillas?

Mención aparte merece el obscuro caso de FICREA, en el que ambos, ÉDGAR       y CARLOS, originaron que jueces y magistrados perdieran más de 100 millones de pesos de sus ahorros.

Sólo que CARLOS resultó más competente que ÉDGAR para la marrulla y el topillo, pues se rumora que, por abajo del agua, recibió de FICREA una comisión de 10 millones de pesos (el clásico 10 por ciento), para convencer a los jueces que invirtieran sus ahorros, pese a las advertencias de un banco que les informó que podrían ser estafados.

Todo ello ha causado molestia e inconformidad entre los mismos jueces, la mayoría con intachable trayectoria durante décadas, ya que fueron desplazados para proponer a gente improvisada, toda vez que su trayectoria es administrativa, pero no judicial, pues simplemente nunca han sido jueces.***TAN MALO EL PINTO COMO EL COLORADO.***AU REVOIR.

FUENTE:

http://adelanteenlanoticia.com/tambien-en-san-juan-tsjdf-hace-aire-no-solo-en-la-scjn/