Tropas iraquíes toman base del EI al oeste de Mosul

Las fuerzas iraquíes se adentraron hoy en las calles del oeste de la ciudad septentrional de Mosul, donde le arrebataron un importante cuartel al grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Con el apoyo de los bombardeos de los aviones de la coalición internacional liderada por EE.UU. y fuego de artillería, el ejército y la policía iraquíes avanzaron desde el frente sur, donde se encuentra el aeropuerto, una instalación estratégica que fue recuperada ayer, jueves.

En las primeras horas de hoy, los combates se centraron en la base de Al Gazlani, una importante instalación militar colindante al aeropuerto y que se cree que era una de las principales que usaba el EI en la mitad oeste de Mosul, hasta hoy su último gran bastión en Irak.

La bandera iraquí fue izada en Al Gazlani al término de la operación, en la que resultaron muertos numerosos yihadistas, según anunció el jefe de las operaciones para la liberación de la provincia de Nínive, de la que Mosul es capital, Abdelamir Yaralá.

Después de asegurar el control de esa base militar, las fuerzas iraquíes progresaron por el barrio de Al Tayaran, también cercano al aeropuerto y al río Tigris, que divide la ciudad de norte a sur.

En ese distrito, mataron a 21 yihadistas y destruyeron ocho vehículos bomba, además de tomar el control de la antigua sede de la comandancia militar de Nínive y llegaron hasta el cuarto puente sobre el Tigris.

Asimismo, siguieron avanzando por el barrio de Al Maamun, en el cual irrumpieron ayer, hasta llegar a la entrada del de Al Mansur y Wadi Hayi, según un comunicado de las fuerzas conjuntas, integradas por el Ejército, la Policía y milicias progubernamentales.

Tras estos avances en la zona oeste, el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, dio un nuevo ultimátum a los integrantes del EI que resisten en el oeste de Mosul para que se entreguen y eviten más derramamientos de sangre.

“Esta es la última oportunidad que se les da a aquellos involucrados con el EI para que dejen las armas y se entreguen a la justicia”, dijo Al Abadi en un comunicado emitido por su oficina.

Advirtió además de que si rechazan esta oferta, “afrontarán la muerte inevitable” a manos de los “héroes combatientes” de las fuerzas gubernamentales.

Al Abadi, que es también el jefe de las Fuerzas Armadas, aprovechó para decir a sus hombres que mientras se desarrollan las operaciones antepongan la salvaguarda de las vidas de los civiles por encima de cualquier avance sobre el terreno y de que preserven las instalaciones públicas y privadas.

A lo largo de la ofensiva de Mosul, las fuerzas iraquíes han tratado de ser selectivas en los bombardeos y en el uso de la artillería, con el objetivo de minimizar las bajas civiles y evitar destruir, en la medida de lo posible, las infraestructuras básicas de la ciudad.

No obstante, entre ayer y hoy sometieron a un intenso bombardeo tanto el aeropuerto como la base de Al Gazlani, y hoy realizaron incursiones aéreas tanto en Mosul como en zonas al oeste de la urbe.

Asimismo, la aviación lanzó miles de octavillas sobre Mosul para pedir a los yihadistas que se entreguen y a los residentes que levanten banderas blancas cuando se acerquen las fuerzas gubernamentales.

En su mensaje, Al Abadi también invitó a los habitantes de Mosul a colaborar con las fuerzas iraquíes.

Los responsables militares iraquíes esperan que la ofensiva en el oeste de Mosul sea más compleja que en la ribera oriental del Tigris, puesto que los carros blindados no podrán pasar por muchas calles estrechas del casco histórico de la ciudad, que es precisamente la zona con más densidad de población.

Según cálculos de la ONU, entre 750.000 y 800.000 personas pueden estar atrapadas en el oeste de Mosul en condiciones precarias, sin agua potable, electricidad y sin acceso a suministros básicos desde hace semanas debido a que la ciudad está rodeada.

En la mitad este de Mosul, los civiles no comenzaron a huir hasta que las fuerzas gubernamentales lograron tomar el control de los primeros barrios y los yihadistas no pudieron evitar la salida de los residentes hacia esas zonas.

En este sentido, Al Abadi también pidió a las fuerzas iraquíes que traten de garantizar la salida segura de los civiles de la ciudad y que los trasladen a los campamentos de desplazados instalados con este fin en los alrededores de Mosul.

Al margen de la operación contra el EI en el norte del país, la aviación iraquí llevó hoy a cabo un bombardeo contra objetivos de la organización radical en la localidad siria de Al Bukamal, en una rara incursión fuera de las fronteras del país.

FUENTE:

http://abc.miled.com/2017/02/24/tropas-iraquies-toman-base-del-ei-al-oeste-de-mosul/