Buscador de Noticias Mundial. La mas completa informacion para todos los usuarios en todos los idiomas.



Escuela Nº 88 de Las Violetas fue seleccionada para la Feria Nacional de Clubes de Ciencias

La Escuela N° 88 de Las Violetas continúa con su apuesta a la responsabilidad medioambiental. Escolares y maestros esta vez decidieron apostar al riego y dieron con un sistema económico y saludable: regar sus plantas con agua y algas.

La idea se convirtió en ‘Fotobioletas’, un proyecto de riego que participará de la Feria Nacional de Clubes Ciencias en el próximo mes de noviembre. HOY CANELONES recorrió la Escuela N° 88 de Las Violetas, habló con su maestro director, Darío Greni, y con los niños que participan del proyecto.

Paso a paso

Para llevar la idea a la práctica, los chicos construyeron primero un fotobioreactor a escala, una especie de pecera con un área de mantenimiento en su profundidad, otra cultivable en el centro y un espacio de contacto con tres orificios arriba (cerrados con algodón para evitar bacterias) que permiten el contacto con el aire. “Los fotobioreactores son sistemas cerrados trasparentes para que pase la luz solar y se pueda lograr el proceso de fotosíntesis”, explicó Mariano Aguiar, alumno de Quinto Año que participa en el proyecto.

El fotobioreactor mezcla el agua y las algas y produce un líquido que los alumnos utilizan para regar. El primer paso fue experimentar con nueve macetas con semillas iguales: tres fueron regadas solo con agua, tres con abono químico y las restantes con agua y algas. “Todas las macetas tenían las mismas condiciones, las mismas semillas y la misma profundidad”, explicó Lisa Rodríguez, niña de Sexto Año que también participa en ‘Fotobioletas’.

El proyecto empezó hace cuatro meses con la idea de responsabilidad ambiental como bandera. “En la actualidad, el uso de fertilizantes tradicionales se ha vuelto un problema, debido a los elementos contaminantes que se vuelcan de manera directa a los suelos de nuestra tierra. Esto ocurre en un arroyo muy importante de nuestro departamento, el Canelón Chico, que desemboca en el Río Santa Lucía y luego va a la planta potabilizadora de agua”, reflexionó, por su parte, Santiago Flores, de Sexto Año.

El fotobioreactor junto a las plantas del primer experimento realizado por los alumnos.

Ensayo

El primer experimento no dio frutos, pero luego los niños llevaron el sistema de riego a la huerta de la escuela y todo comenzó a funcionar. La semana pasada comenzaron a regar semillas de la huerta con las mismas características que las de las masetas originarias, pero mejorando errores del cuidado del sol y el método de riego. En la huerta, hoy se puede ver una ‘zona científica’ dividida en tres partes: un área para el riego con abono químico, otra solo con agua y la tercera con agua y algas.

En la parte del riego con agua y algas, las semillas ya son plantines y están más grandes que las demás. “Nuestro biofertilizante está mejor que el abono químico. Está incrementando el rendimiento y la calidad de las cosechas”, aseguró Santiago Gutiérrez, otro de los niños que participan en el proyecto, y agregó que si los resultados continúan, se aplicará el sistema en los otros cultivos de la huerta.

El momento de regar con algas y aguas.

Asesoramiento

Los cuatro alumnos que llevan adelante ‘Fotobioletas’ no descansan para obtener los resultados. En plenas vacaciones de setiembre se turnan durante cada día para regar las plantas, medirlas y anotar sus características en una plantilla de control. El director de la escuela explicó que el riego con el fertilizante se hace cada 20 días para no sobrecargar a la tierra de nutrientes. El resto de los días la irrigación la hacen solo con agua.

La semana pasada, ‘Fotobioletas’ se presentó en la Feria Departamental de Ciencias realizada en la ciudad de Pando. Fue seleccionado para exponer en la Feria Nacional de noviembre.

La idea de hacer un proyecto como este comenzó cuando la Escuela Nº 88 visitó a la Escuela Sustentable N° 294 de Jaureguiberry. “Fundación Prosegur nos invitó a conocer la escuela de Jaureguiberry y nos propuso tomar algo que se trabaje allí y tratar de aplicarlo a la nuestra”, explicó el director Greni. “Decidieron estudiar el fotobioreactor. Doce niños tuvieron una capacitación en la Universidad ORT, donde trabajaron en los laboratorios y asistieron a un taller sobre algas”, agregó.

Algunos de los integrantes del proyecto en plena actividad.

Democracia

Los clubes de ciencia de la Escuela N° 88 funcionan con escolares de Cuarto, Quinto y Sexto año. Todos se juntan en un gran salón y empiezan a idear los proyectos. Se arman diferentes equipos y los propios compañeros votan a los representantes de cada proyecto. “Es un voto secreto y, de acuerdo al control que los maestros llevamos, ha sido objetivo. No se votó por afinidad o compañerismo”, indicó el director.

La escuela trabajó con el humus de las lombrices, el compostaje de residuos orgánicos y ahora fue por un plus: otro tipo de abono no tradicional. Y, según cuentan los entrevistados, muy barato.

Fernando Guerrero

FUENTE:

http://hoycanelones.com.uy/web/2017/09/21/escuela-no-88-de-las-violetas-fue-seleccionada-para-la-feria-nacional-de-clubes-de-ciencias/